• florhadida

¿Qué alimentamos cuando nos alimentamos?

Los alimentos no nacen de un repollo ni del vacío. Los alimentos son el fruto de un contexto particular. Algunas preguntas necesarias para elegir con conciencia, con responsabilidad y con amor.

Hablamos mucho de alimentación consciente.

Contamos micronutrientes y macronutrientes.

Queremos dejar el gluten o tal vez descubrimos la masa madre.

Valoramos los alimentos que alcalinizan y oxigenan nuestros cuerpos.

La ciencia empieza a sumergirse en el mundo microbiano y nosotres ahora queremos fermentarlo todo.

Queremos hacer un detox o un ayuno.

Enhorabuena. Salud por esto.


El concepto de Soberanía Alimentaria nos recuerda que los alimentos no son creaciones aisladas que llegan por arte de magia a una verdulería, sino que son el fruto de un determinado contexto.

¿Cómo se produjo? ¿Quién lo produjo? ¿Cómo y quién lo distribuyó? ¿Cómo y quién lo adquirió? ¿Cómo se tomaron todas esas decisiones?


Los agrotóxicos están diseñados para matar. Matan la biodiversidad de los suelos. Matan a les productores que fumigan. Matan a les vecines de les productores que fumigan. Y nos van matando a nosotres lentamente. Varios estudios ya han demostrado que la mayoría de las hortalizas que compramos en la verdulería tienen trazas de distintos agrotóxicos, varios de los cuales están prohibidos en muchos países del mundo. Si su razón de ser es la de matar los bichos y los yuyos que crecen espontáneamente en la tierra, ¿qué le sucede a los millones de microorganismos que nos habitan cuando ingerimos verduras con agrotóxicos? Esos bichitos regulan nuestro sistema inmune, nuestra digestión, nuestras emociones, nuestros pensamientos. Esos bichitos son muy importantes. No los matemos ni los deformemos, por favor.


¿Qué hacemos frente a esta realidad? Podemos negarla. Podemos enloquecer. Podemos deprimirnos. Podemos llenarnos de ira.

Otra posibilidad es recuperar o crear nuevas formas de encontrarnos, de construir, de comunicarnos de verdad. Reconocernos parte de una trama mayor, de la Tierra, de la Vida. Respetar los ritmos, los ciclos, los procesos, en todo y en todos. Aprender de la naturaleza, contemplándola. Las bacterias, por ejemplo, se comunican, cooperan, se juntan con otras para intercambiar carga genética y generar resistencia que les permita sobrevivir a todas; trabajan en equipo, no se pelean entre ellas, y son las que generan los procesos de cooperación que han hecho que la vida exista.

La agroecología es todo esto.

El devenir de todas las especies y los seres de la Tierra depende de que esta alternativa crezca y desplace al agronegocio basado en la utilización de semillas transgénicas y agrotóxicos. El resultado dependerá, en gran medida, de nuestras decisiones de consumo y de vida.


No hay más tiempo, ni más excusas. Es ahora.


En Luna en Tauro utilizamos materia prima agroecológica. Distribuimos bolsones de fruta y verdura agroecológica en Maschwitz todas las semanas. Y también tenemos nuestra huertita.


Cuando decidimos cómo y con qué alimentarnos, recordemos preguntarnos también qué estamos alimentando con nuestras decisiones. Que sea el amor, el equilibrio, la cooperación y la vida.

91 vistas

LUNA EN TAURO

AYUDA

CONTACTO

  • Black Instagram Icon
  • Black Facebook Icon
gracias a la tierra

© Buenos Aires, Argentina, 2019, diseño de Paloma Arbol, creado con Wix.com